agosto 31, 2004

eterno resplandor de una mente sin recuerdos...


Eternal Sunshine of the Spotless Mind. Buena película que llega como bocanada de aire fresco entre tantos blockbusters de verano que invaden el cine comercial. Aunque un tanto confusa en sus inicios debido a la narrativa, la película plantea el supuesto de eliminar de nuestra memoria los recuerdos que se tienen de alguien a quien se desea olvidar por completo y se convierte en una reflexión sobre la existencia de la predeterminación y su posible manifestación en la vida de los seres humanos.

La cinta comienza cuando Joel (Jim Carrey) y Clementine (Kate Winslet) se conocen en un tren, previamente su primer encuentro fue cuando se habían dirigido miradas furtivas en una cafetería (¿o no?), de inmediato surge una atracción entre ellos que los hace pasar lo que resta del día juntos, todo parece ir perfecto, cuando de pronto el director cambia por completo e inteligentemente el planteamiento del filme jugando con la narrativa, las imágenes, los diálogos y creando una confusión entre lo real y lo onírico, el principio y el fin, de pronto entran en escena lugares como Lacuna Corp., en donde un médico (Tom Wilkinson) se dedica a eliminar de la mente de las personas los recuerdos de alguien a quien desean olvidar, y personajes como Mary (Kirsten Dunst), que ignora ciertos aspectos de su pasado y que le serán revelados la noche en que da rienda suelta a sus instintos y en la cual Stan (Mark Ruffalo) le borra a Jim todo recuerdo de Clementine.

Gran parte de la película transcurre dentro del cerebro de Jim y plasma el esfuerzo de éste por evitar que Clementine se le vaya de la memoria, cuando ya en pleno proceso se arrepiente de lo que ha solicitado a Lacuna Corp., Jim trata de esconderla en lo más profundo de sus recuerdos aunque sin éxito, ya que al despertar no le queda ni un recuerdo de lo que fue su vida con Clementine, pero la historia continúa y el desenlace plasma una reflexión sobre la aplicación de la doctrina de la predeterminación forzosa e ininterrumpida del acontecer natural (expuesta ya en la antigua filosofía del átomo de Demócrito y posteriormente llevada a un perfilamiento claro, transparente y matemático por la mecánica newtoniana, dentro de la ciencia occidental), a la vida y las relaciones de los seres humanos, ¿fantasiosa?, tal vez, pero interesante como ejercicio de reflexión...

Eterno Resplandor de una mente sin recuerdos es una buena película con buenas actuaciones, escrita por Charlie Kaufman, quien me sigue sorprendiendo después de escribir ¿Quieres ser John Malkovich? (1999), y El ladrón de orquídeas (Adaptation, 2002). Teniendo de antecedentes a estas dos buenas piezas cinematográficas, se intuye que se está ante una que se sale de lo convencional y que retará al espectador a inmiscuirse en la trama y compartir junto con el protagonista la confusión que se manifiesta en su cerebro...

5 comentarios:

Roberto dijo...

Es curioso como ciertos temas se desarrollan por momentos en el cine paralelamente, acabo de ver otra movie (no tan decente, mas bien dominguera) donde se toca tambien el tema de borrar la memoria. esta movie es realmente hermosa, haci mucho que no salia contento de una (la que reseñas).
Un abrazo

jAz dijo...

Dice Diesdre en el TagBoard: Hola J@z, no puedo postear... me encanto tambien Eternal sunshine... hay quien dice que la premisa de "El efecto mariposa" es similar, comentarios?

En "El efecto Mariposa" se trataba de cambiar el pasado para mejorar la vida presente, en "Eternal Sunshine..." se trata de borrar de tu mente a alguien para que no te cause dolor pero realmente no cambias el pasado. Pese a que se le ha comparado incluso con Abre los ojos (o Vanilla Sky, el refrito gringo) creo que la película es inclasificable, aunque si nos vamos a la situación de la alteración de la memoria como elemento de clasificación entonces se podría decir que las cintas tienen ese punto en común...

Brocco dijo...

Hey, sí, muy buenos antecedentes! ;)
Da gusto, qué de buenas ideas cinematográficas das! Hale, a darle al emule!

Emily dijo...

par empezar me encanta tu pagina, ademas de la pelicula de eterno resplandor, tal vez paresca solo un ensayo sacado de una mente creativa, pero te puedo decir que por lo menos en mi experiencia es algo totalmente real, obviamente no he dado con la clinica para hacerme el procedimiento de borrar a los recuerdos de mi Joel personal, pero te puedo decir que nosotros nos encontramos hace 15 an~os, siendo apenas unos mocosos, y apartir de ahi hemos entrado y salido de una relacion que nos ha dado tiempo de todo, adorarnos, pelear, reconciliarnos, terminar odiandonos y despues perdonarnos todo, incluso el que yo me haya casado con otro, para que al final nos hayamos dado cuenta que cuando estas destinado para alguien no importa lo que hagas, la vida o las "casualidades" terminaran poniendo a uno frente a el otro, solo espero que esta vez si sea para siempre!!

jAz dijo...

Gracias Emily por tu comentario, me complace que te guste mi morada en el web, sobre tu experiencia parece que la realidad superó a la ficción ¿no?, ya lo decía Voltaire: "Lo que llamamos casualidad no es ni puede ser sino la causa ignorada de un efecto desconocido", pues mis mejores deseos para contigo y "tu Joel" recuerda:

"El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que jugamos". William Shakespeare.p.s. Emily: déjame la dirección de tu blog para visitarlo (aquí, en el message board o en mi email), estoy intrigada, saludos!!!